• Talleres

    Impartimos charlas y talleres sobre una gran variedad de temas en torno a las emociones.

    Leer más
  • Formación centros educativos

    Llevamos la formación en Coaching e Inteligencia emocional a tu centro educativo.

    Leer más
  • Formación
    empresas

    Formamos empresas y líderes emocionalmente inteligentes.

    Leer más
  • Coaching

    Te acompañamos en tu proceso de desarrollo personal.

    Leer más
  • Asesoría online

    Te orientamos sobre cómo superar barreras emocionales que te impiden crecer.

    Leer más

Historia: Tres actitudes frente a la adversidad

actitudes adversidad. Escuela de las emociones

Se cuenta que en una ocasión, un joven que estaba lamentando la amargada vida que llevaba en la que nada le salía bien, se encontró con una anciana sabia sobre la que volcó, como solía hacer últimamente, toda su frustración.

La anciana, después de escucharle atentamente, le hizo un gesto en silencio indicándole que le siguiera. Dos calles más abajo del parque donde se habían encontrado llegaron a la casa de la anciana. Ésta, aún sin mediar palabra, abrió la puerta e invitó con un gesto de la mano y una sonrisa amable al joven a que entrara. Él, sin pensárselo dos veces, lo hizo.

Una vez dentro, la anciana le llevó a la cocina. Allí sacó tres pequeñas ollas, las llenó con agua y las puso a calentar a la vez, una en cada fuego. En ese momento, al joven le vino a la mente un cuento infantil donde una vieja bruja se llevó a unos niños a su casa y los coció en un caldero. Riéndose para sus adentros pensó: menos mal que yo no quepo dentro. Mientras aún reía por ese pensamiento fugaz que le vino a la mente observó como la anciana puso en una olla una gran zanahoria, en otra un huevo y en la tercera un puñado de café.

Le hizo un gesto al joven para que se sentara y observara, y así lo hizo él. La anciana se marchó a hacer sus tareas y un rato después volvió. Apagó las ollas humeantes, y preparó tres cuencos encima de la mesa. En el primero puso la zanahoria cocida, en el segundo el huevo duro y en el tercero el agua que había oscurecido al hervir con los granos de café. Acto seguido le indicó al joven que se acercara.

Una vez el joven estuvo de pie mirando los platos la anciana rompió su silencio. –¿Qué es lo que tenemos en estos cuencos? –le preguntó al joven.

Una zanahoria, un huevo y un poco de café. –contestó el joven en tono de obviedad.

Entonces la anciana le preguntó –¿qué ha cambiado al cocerlos? Toca la zanahoria.

Está blanda. –dijo el joven.

A continuación le pidió que intentara romper el huevo. –Está duro. –comentó él.

Y por último le pidió que probara el café. –Uumm… está bueno –dijo sobre el último elemento.

En ese momento la anciana sabia le dijo unas últimas palabras:

La zanahoria, el huevo y el café, los tres han vivido el mismo proceso, y sin embargo han sufrido cambios diferentes. Algunas personas son como la zanahoria, que aparentan mucha fortaleza pero cuando aparece la crisis personal se deshacen completamente. Otras son como el huevo, más frágiles, pero ante la dificultad acaban fortaleciéndose interiormente y pudiendo afrontar muchos más retos. Pero por último están las personas que pertenecen al tercer grupo. Estos son como el café, son las personas que ante la adversidad no sólo evolucionan ellos sino que además influyen en todo el entorno que les rodea impregnándolo con su sabor. Las personas más grandes son aquellas que deciden actuar sobre las circunstancias que les rodean y, si no consiguen cambiarlas como les gustaría, como mínimo dejan una marca inconfundible en su entorno. ¿Cuál de los tres quieres ser tú?

Un saludo

Jonathan Secanella
Coach y formador

Otras historias interesantes:

 

Post recientes

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message

Demuestranos que no eres una máquina: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Shares