Ha sido un placer escuchar las charlas de la Escuela de las Emociones. En ellas aprendes a ver la vida de otra manera. Gracias, Jonathan por tu simpatía y tu saber estar.

Silvia Barrachina (Vila-real)